PROSA REBELDE Y ANTISISTEMA

Es un blog dedicado a la poesia diferente al verbo sangrante que en llamas revela el interior humano. Es un verbo rebelde y combativo lleno de odio y de amor de dolor y de grandeza. Es la contraposicion del ser. Es poesia del asfalto para el asalto. Asaltamos el mundo con unas palabras y como estandarte un sueño. Para el imperio solar y la revolucion espiritual. Poesia del asfalto para el asalto.,,

miércoles, 5 de marzo de 2008

NO TE DES POR VENCIDO NI AUN VENCIDO!

NO TE DES POR VENCIDO NI AUN VENCIDO

Para los momentos en que todo parece perderse y no se divisa el futuro. Encontramos una poesia que nos da una fuerza y energia increible. Nos llama a nunca rendirnos, a jamas claudicar a no ser esclavos de nosotros mismos.

Esta poesia del señor Pedro Bonifacio Palacios conocido como almafuerte.

Son los llamados 7 sonetos medicinales.

Pondremos en esta web solo los primeros dos, pero buscandolos pueden encontralos por internet completos.

Antes una biografia de este gran poeta.

Almafuerte


Pedro Bonifacio Palacios nació en San Justo, provincia de Buenos Aires (Argentina) el 13 de mayo de 1854. De familia muy humilde, amante de la pintura. Escribió con el pseudónimo de Almafuerte. Se dedicó a la enseñanza en la provincia de Buenos Aires, a pesar de no tener título habilitante (lo que le costó a la larga su puesto), durante el gobierno de Sarmiento y por sus poemas contragobernantes fue destituido de su trabajo. A pesar de estos inconvenientes gozaba de gran reputación gracias a sus textos publicados en los diarios. Trabajó para el diario el "Pueblo". También fue bibliotecario y Traductor de la Dirección General de Estadísiticas de la misma Provincia. No quizo aceptar ningún empleo público, ya que el mismo criticaba duramente a quienes vivían a expensas de los impuestos de la gente. Muy venerado por la juventud, recibió del Congreso Nacional una pensión vitalicia, por su trabajo. Pero no llegó a cobrarla, ya que el fin de su vida lo alcanzó antes. Falleció el 28 de Febrero de 1917 en la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires. Sus composiciones, que reciben el nombre de milongas, son de un tono predicativo. Evangélicas (1915) fue la obra más representativa de su estilo. Obras principales: Lamentaciones (1906), Poesías (1917), Nuevas Poesías (1918), Milongas clásicas, Sonetos medicinales y Dios te salve. Discursos (1919), Todas publicas luego de su muerte en el año 1917 en Buenos Aires.


¡Avanti!

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.
Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo el rencor de las afrentasse formaron los santos y las santas.
Obsesión casi asnal, para ser fuerte,
nada más necesita la criatura,
y en cualquier infeliz se me figura
que se mellan los garfios de la suerte...
¡Todos los incurables tienen cura
cinco segundos antes de su muerte!

¡Piu Avanti!

No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.
Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.
Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora...
Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!
Hidalgo del asfalto...^




4 comentarios:

Nicolás Oršanić dijo...

Viejo Almafuerte... ¡vos sí que eras patriota, che! ¡un poeta con todas las de la ley!
El potro argentino no te olvida y cabalga tras tus huellas relinchando poemas y diciendo muchas verdades...

José María Cuenca Araujo dijo...

Hay un error en la biografía de Almafuerte. No fue destituido durante la presidencia de Sarmiento.
Almafuerte ejerció la docencia en este orden: en Mercedes, Chacabuco, Salto y Trenque Lauquen.
En Trenque Lauquen después de conocer a Leandro Alem, continua con sus ataques periodísticos contra el presidente Juárez Celman (los había comenzado en Buenos Aires) y fue en Trenque Lauquen cuando lo echan por no tener título habilitante pero en realidad fue por razones políticas.
Pedro B.Palacios estaba en Chacabuco, cuando Sarmiento que ya había dejado la presidencia, visitó su escuela en su condición de Director de Escuelas.
Tras las palabras de bienvenida que le ofreció Almafuerte, Sarmiento le dice: "Venga a Buenos Aires, allá estará más cómodo" y Almafuerte le respondió: "No señor, me quedo acá y cuando el desierto esté poblado seguiré hacia el sur".

nietstra dijo...

Es increible como con tanta facilidad se trata de desprestigiar al gran Sarmiento. Tuvo sus defectos, a no dudar, pero siempre fue de frente mar y nunca quiso quedar bien con nadie y tampoco rehuir a la discusion de las ideas. Hombres como Sarmiento jamas se hubieran aprovechado de la falta de Almafuerte para negar sus ideas.

Mario dijo...

Creo que hay un error en la redacción que provoca la confusión, específicamente en el encomillado. Esto es, no creo que en la biografía se haya querido decir que Almafuerte fue destituido durante la presidencia de Sarmiento.